Graciela Amorin

exposiciones y textos

Acrílicos y acuarelas

Acrílicos y acuarelas, es el título bajo el que (Graciela Amorín) nos invitó a una muestra de la serie de sus pinturas. Reunión de obras con las que logra provocar un efecto de sorpresa. Sorpresa e interés, ante una profusa serie de obras. Son muchas. Diversas. Evidencian lo que resulta de la insistencia de un trabajo. Lo que resulta de consagrarse a la evidencia de una tarea. La tarea del pintar. En unas, brilla la luz. En otras domina la oscuridad. Algunas, ejercen una atracción sin vacilación donde el mirador, afortunado término que introduce en su momento Duchamp, es atrapado por lo que allí se da a ver. En otras, el mirador es obligado a afinar el ojo para investigar lo que se muestra, entre las líneas, en un marco apretado por los bordes en los que aparecen las formas desdibujadas, casi desfiguradas. En otras, -hay que decir sin embargo que es algo presente en cada una de ellas, y cada vez a su manera-, parece que Amorín se dedica a encontrar modos de indicar la ausencia, lo que no hay: los agujeros, los blancos, los negros, lo que se fuga sin remedio, lo que es rajadura, tajo, hueco, obstáculos a la reunión, índices de lo imposible. En algunas, el mirador se abandona a las líneas abiertas en las que puede descansar su mirada y en las que es fácil entregarse a esa oferta, la oferta de jugar entre los vacíos que las pueblan, como también entretenerse en la multiplicidad de los rincones que organiza la composición. En otras, se reconoce algo que parece insistir en esa trama que organiza las obras: un terreno habitado por seres de lo más diversos, que parecen componer una topografía de la anatomía más microscópica e íntima. Sin duda, es uno de los sellos que identifica esta muestra de obras: la presencia minúscula de seres que la habitan, multiplicados en sus formas, sus apariencias, intrigantes, inquietantes, pacíficas, y en el fondo, especialmente itinerantes y obstinadas en estar ahí.

Mónica Unterberger, “La tarea del pintar”, en “Letras – Revista de psicoanálisis de la Comunidad de Madrid – ELP”, Nº 3, Noviembre / Abril 2012.

La autora:

Mónica Unterberger es A.M.E., Psicoanalista en Madrid, Miembro de la ELP y AMP. Docente del Instituto del Campo Freudiano - NUCEP